Comparte

¿Cuánto tiempo pasas frente al celular y/o la computadora? ¿Cuánto tiempo viendo historias, realidades, influencers de moda, belleza, música? 

Actualmente la era de la información y la tecnología nos ha creado un mundo material, nos ha orillado a vivir fuera de nosotros mismos, sin tiempo a darnos un espacio para estar a solas, para interiorizar, para vivir consientes. No te digo que sea malo enterarnos de lo que pasa en el mundo, de disfrutar compartir la vida por medio de fotos o videos; pero si digo que pasar TODO tu tarde o tu tiempo libre en eso te quita tiempo de vida.

Si estás buscando ampliar tu conciencia, si estás buscando cuál es tu sentido de vida sigue leyendo este escrito… la meditación no es más que un momento para contactar con tu interior, un momento para conectar con Dios y con la creación. El silencio es una herramienta, para cuidar tu interior, para sobrellevar esta realidad difícil, material y retadora.

Si nunca lo has hecho te daré algunos consejos que te ayudaran a lograrlo:

Encuentra momentos de soledad:

Es necesario que estos momentos los puedas encontrar libres de interrupciones, es decir trata de que no sean en espacios de trabajo o donde sepas que puedas tener constantemente un corte a tu inspiración. Te recomendamos sea al inicio y/o al final de tu día puedes comenzar desde 5 minutos,   e ir incrementando hasta poder hacer uno o dos tiempos de 20 minutos al día.

Silencio o música:

Puedes probar con hacer completo silencio; esta metodología requiere práctica y constancia. No luches con tus pensamientos simplemente déjalos para después, así sean 5 o 25 minutos intenta poner tu atención en tu respiración, y puedes repetir un mantra.

Si prefieres meditar con música, intenta con sonidos de mar, agua, ríos, actualmente existen una sin fin de opciones en las plataformas como Spotify, en incluso hay aplicaciones como Gaia, o Insight Timer que ya contienen meditaciones guiadas, música o sonidos intencionados para la meditación, que te permitirán llegar a ese estado. 

Prepara el lugar de meditación:

Elige un lugar en tu casa prepáralo con anticipación, si te es posible que sea un lugar fijo que destines para el mismo fin. 

En el lugar coloca una planta que te conectara con la vida y la creación, agua, imágenes, un banco de meditación o una silla.

Es muy importante la luz de una vela, para que ilumine tu proceso y mediante los sentidos te conecte con tu interior.

Quédate quieto/a y haz silencio exterior:

Ya que tengas todo preparado busca una intención específica que te dará la dirección en tu proceso de tu meditación. La postura erguida en quietud de tu cuerpo es básica para lograr esa calma en tu espíritu. Te recomiendo no acostarte, puedes meditar en flor de loto, en silla o sobre las rodillas o banco especial para meditar.

Lo más importante es intentar. 

Abramos el corazón

TODO POR JESUS 

María Elena Orozco